Foro Salud Mental nace, en el año 2003, del entusiasmo de un grupo de profesionales de diversos ámbitos, relacionados con la salud, los servicios sociales, la educación, los medios de comunicación, el derecho... especialmente sensibilizados por el desamparo en que se encontraban las personas con enfermedad mental grave.

Una organización de iniciativa social, sin vinculaciones ideológicas.

 

NUESTROS OBJETIVOS

Favorecer una mayor sensibilización de la comunidad respecto a la salud mental y a las personas con trastorno mental a fin de estimular actitudes sociales positivas  

Sensibilizar  a las fuerzas políticas y demás agentes sociales, con competencia en el ámbito de la salud mental, para aproximarles a las necesidades socio – sanitarias del colectivo, a fin de que adquieran compromisos reales para atender adecuadamente a esta población. 

Promover cambios y mejoras legislativas que favorezcan a las personas con trastorno mental. 

Para ello nos proponíamos propiciar un debate abierto, técnicamente riguroso, que condujera a propuestas concretas, orientadas a mejorar la atención de las personas diagnosticadas de trastorno mental en nuestra comunidad.

En estos años de andadura hemos impulsado y organizado grupos de trabajo, estudios de necesidades y debates públicos. También hemos mantenido una presencia activa en los medios de comunicación, denunciando las deficiencias de atención que sufren estas personas. Hemos participado en dos Comparecencias Parlamentarias y varios encuentros con los Partidos Políticos.

 

nuestra convicción

Es que la enfermedad mental debe enfocarse bajo los mismos criterios científicos que el resto de las enfermedades, evitando cualquier tipo de estigmatización. Que es preciso reducir la heterogeneidad existente en la forma de entender y atender estos trastornos mediante el desarrollo y aplicación de criterios y protocolos basados en evidencias científicas fiables, adecuados a los distintos procesos asistenciales.

Para todo ello consideramos que es imprescindible apoyar y colaborar con cuantas instituciones, asociaciones y entidades trabajan  en su atención, sean éstas de carácter público o privado, asistencial, investigador o reivindicativo. Es necesario igualmente llevar a cabo un seguimiento de los compromisos que las autoridades adopten sobre este tema con el fin de que se cumplan y supongan cambios reales en materia de legislación, gestión y asistencia a las personas con trastorno mental.